Vuelta atrás para el Rector: se podrá hacer difusión de campaña en la UNSa

El Rector de la Universidad intentó restringir la actividad política dentro del predio universitario. El Consejo Superior, órgano de decisión de la casa de estudios, dio marcha atrás la decisión. La votación fue 13 a favor y 7 en contra.

Con una resolución fechada el 17 de Julio el Rector de la Universidad Nacional de Salta, contador Antonio Fernández Fernández, intentó “ordenar” la actividad política dentro del campus universitario. La decisión generó rápidamente el descontento de la comunidad y elevaron un pedido de derogación ante el Consejo Superior.

A través de la res. 782/17, el Rector de la UNSa, con las firmas de la Secretaría de Asuntos Jurídicos y la Secretaria Académica, buscaron coartar los derechos a la libertad de pensamiento y la libertad de expresión- contemplados en el artículo 13 del Pacto de San José de Costa Rica- tratando de limitar la participación política dentro del campus universitario. Con la aparente intención de hacer de la política un mercado, la resolución establecía el uso de stands- con un tamaño determinado (2.40 x 2.40) ubicados exclusivamente en la playa central de la universidad-, prohibía la utilización de micrófonos y parlantes; manifestaba no prestar aulas e intentaba que la información sólo diera en dichos stands sin que se les pudiera acercar a las personas- en una comunicación tú a tú- para transmitir propuestas e ideas. Todas las cláusulas mencionadas pretendían que se debía contar con permiso previo del mismo Rectorado.

Frente a esta situación los representantes estudiantiles del Consejo Superior pertenecientes a las fuerzas “Juntxs por la educación pública” ( Facultad de Humanidades) y “Naturales al Frente” (Facultad de Ciencias Naturales) presentaron un anteproyecto para invalidar la resolución emitida unilateralmente por el Rector. A pesar de la resistencia del oficialismo, la resolución fue dada de baja por 13 votos a favor y 7 en contra. La única fuerza estudiantil que votó en contra es Franja Morada, el brazo universitario del radicalismo.

Así, la actividad política, como debe ser, no estará limitada en la Universidad Nacional de Salta. La sociedad toda podrá recibir y difundir ideas sin censura. Y, de tácito acuerdo, los docentes a cargo, junto a los estudiantes, serán quienes intervengan en caso de que se considere que la campaña interrumpe, por ejemplo, una clase; como así también queda implícito que los diferentes espacios políticos deberán hacerse cargo de la limpieza del predio posterior a las elecciones. Es un acuerdo al que tendrán que llegar mediante el diálogo y consenso.

El intento del Rectorado de la UNSa por limitar derechos conquistados históricamente tuvo su revés en la primer sesión del Consejo Superior posterior a su puesta en circulación. El acompañamiento del Personal de Apoyo Universitario y docentes- entre ellos Decanos- demuestra una clara postura: por más que se quiere vaciar la política, diferentes actores, de generaciones varias, están en pie de lucha.