Según la UCA, 13 millones de argentinos viven en la pobreza

La pobreza en Argentina subió de 29% a fines de 2015 a 32,9% hasta la actualidad: 1,5 millones de nuevos pobres, sobre un total de 13 millones en la población. La indigencia pasó del 5,3% al 6,9% alcanzando a 2,7 millones de argentinos. Las cifras son de un informe de la UCA.

Según el informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina, que depende de la Universidad Católica Argentina, desde fines de 2015- cuando asumió la Alianza Cambiemos- a la actualidad se sumaron 1,5 millones de nuevos pobres, sumando así 13 millones de personas, un 32,9% de la población.

Las alarmantes cifras que dio a conocer la entidad privada explica que la pobreza y desigualdad en Argentina ha crecido de forma acelerada: a fines del 2015 la cifra arrojaba un 29%, mientras que en la actualidad representa un 32,9% de la población argentina.

Además, la indigencia pasó del 5,3 al 6,9 por ciento y alcanzó a 2,7 millones de argentinos. En tanto, se estima que para estar por encima de ese nivel una familia debe percibir más de $2.200 al mes.

La brecha promedio de hogares pobres aumentó 2,5 por ciento: de 32,4% en 2015 a 34,9% en 2016. Por su parte, las cifras de hogares indigentes lo hizo de 23,7% a 34,7%, un 11% de incremento. Es decir, quienes eran pobres fueron arrojados a la indigencia y una parte de quienes oscilaban en una clase de ingresos medios, se hundió a la pobreza.

Las causas de estos incrementos desfavorables para la UCA se deben “al shock inflacionario y recesivo del primer semestre, más que al segundo”.

“El impacto de la devaluación, la medidas anti-inflacionarias, el contexto internacional adverso y el rezago de la inversión pública y privada habrían generado un escenario crítico, aún más recesivo y adverso en materia de empleo y poder adquisitivo de amplios sectores sociales”,
alertó el director de ODA Agustín Salvia según estableció el periódico Ámbito Financiero.

Este trabajo de relevamiento por ingresos en la población pretenden dar cuenta de los cambios en el consumo y el bienestar económico, analizando diferentes características: las socio-económicas y socio-demográficas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *