¿Cuánto ganó Saeta por no cumplir el Calendario Académico de la UNSa?

El acceso al transporte público es pilar fundamental para el ejercicio del derecho humano a que las personas accedan a la educación. Saeta no cumple la Ley, respaldados por el silencio de las autoridades cómplices. Un Gobernador que vuelve sobre sus pasos, perjudicando a los más vulnerables.

por Emiliano Frascaroli (*)

La Ley Provincial N° 8.030/17 puso en vigencia constitucional un derecho reclamado históricamente por la sociedad: el “Pase Libre” al Boleto Estudiantil. La norma prevé que los calendarios de universidades e institutos terciarios marcan los tiempos.

Sin embargo, el conjunto empresarial SAETA S.A, a cargo del transporte masivo de pasajeros en el Área Metropolitana, está cobrando el boleto a estudiantes de la Provincia mientras asisten a sus instituciones educativas. La Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT), organismo que se encarga de controlar el transporte en el Área Metropolitana de la Provincia, avala el desacatamiento de una normativa, permaneciendo en un silencio cómplice.

La ley aprobada en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores no está contemplada en el trabajo de la AMT, ni mucho menos en SAETA. De hecho, la misma Autoridad Metropolitana de Transporte, a cargo de Federico Hanne, no cumple con la resolución N°464/17 que desprende de su mismo organismo, en donde estipulan lo siguiente: “El beneficio de pase libre se extiende por el tiempo del período lectivo dispuesto por el Ministerio de Educación de la Provincia y/u organismo que lo reemplace. En el caso de estudiantes universitarios y terciarios conforme al cronograma de actividades informado por las universidades e institutos”.

El Calendario Académico de la Universidad Nacional de Salta establece, a través de la Resolución Consejo Superior N° 509/17, que el ciclo lectivo 2018 comienza el 29 de Enero de 2018. Es decir, el Pase Libre debiera haber comenzado el lunes.

El Pase Libre debiera haber comenzado el lunes.

Los antecedentes a fines de 2017 y principios de 2018 demuestran que a los empresarios y funcionarios públicos no les interesa cumplir ni hacer cumplir una ley que permite a Estudiantes la plena formación profesional:

1) Cuando el calendario académico de la Universidad Nacional de Salta para 2017 establecía (RS. CS N°555/16) que la finalización del ciclo lectivo era el 29 de Diciembre, el 23 del mismo mes culminaba nuestro derecho al Pase Libre, por disposición de Saeta y complicidad de la AMT. Estudiantes universitarios presentamos nota en la AMT y en Rectorado de la UNSa para que atiendan los tiempos y cumplan y hagan cumplir la ley. No nos quisieron escuchar.

Así, quienes cumplimos funciones institucionales, consultamos la Biblioteca, vamos al gimnasio universitario o preparamos trabajos para el inicio de clases nos vimos perjudicados por la obligación del pago del boleto común que ya anunciaba sus aumentos para este año, mientras nuestro derecho se resquebrajaba;

2) La decisión de SAETA de suspender las terminales de autogestión para la reactivación de la tarjeta estudiantil no sólo condiciona el lugar a realizar el trámite (oficinas de la empresa) sino que también implica hacer filas interminables para darle curso a nuestro derecho.

Si el 5 de febrero, cuando habiliten la iniciación de los trámites, van alrededor de 10 mil estudiantes a renovar su derecho, ¿alcanzarán las oficinas y el personal para que no tengamos que volver al otro día? ¿Acaso no saben que la Educación Superior es Autónoma y define quién es estudiante regular y quién no? La tramitación de forma personal, lo cual demanda traslado (dinero) y tiempo, solo es un capricho de autoridades insensibles e inoperantes en lugares de toma de decisión: en la Universidad Nacional de Salta, por Estatuto, son estudiantes regulares quienes confirman inscripción y los datos pueden llegar de vía online.

Pagar o no pagar, ésa es la cuestión…

Con la decisión tomada de no acatar normativas constitucionales, Saeta percibe ganancias extras, al no contemplar el Calendario Académico de la Universidad Nacional de Salta. Entonces, vamos a suponer que 6 mil estudiantes fueron en colectivo al curso de ingreso de la UNSa el lunes y que el martes disminuyó a 5 mil, contando todas las carreras. Y, también, supongamos que todas esas personas toman tan sólo 1 colectivo de ida y otro de vuelta. Si sacamos las cuentas, en el primer día Saeta ganó casi 90 mil pesos; y en el segundo, 75 mil. Es decir que, en suposiciones con números promedios, por no cumplir con la Ley, Saeta ganó $163.900. Todo esto, como se conoce popularmente, “de arriba”, con el aval de la Autoridad Metropolitana de Transporte que permanece en silencio.

Podemos decir que, por no cumplir con la Ley, Saeta ganó $163.900 en dos días.

Sí. En dos días incumpliendo la ley, Saeta fue premiado con dinero que no debiera habérsele cobrado a las y los estudiantes que asisten a la UNSa. Si seguimos la línea de las suposiciones, entonces podemos decir que en 2 días obtuvieron más de 17 Salarios Mínimo, Vital y Móvil o más de 182 Planes del Progresar (los vigentes hasta 2017).

Si los 6 mil estudiantes pagan $14,90 por día, a lo largo de 12 días de Curso de Ingreso que restan hasta “habilitar” el Pase Libre, Saeta lograría recaudar más de un millón de pesos ($1.072.800).

¿Qué gastos les trae a las empresas sostener el Pase Libre? Las mayorías de las personas de a pie, que tomamos el bondi, no lo sabemos porque no rinden cuentas a nadie, a pesar de ser un ente con acciones estatales. Pero sí sabemos que el considerando 4º del Decreto Nº 2574/14 del Ejecutivo Provincial estipula que el dinero recaudado con los impuestos a los juegos de azar que el Estado fiscaliza y la modificación de la fórmula de cálculo, es destinado, “en parte, a la implementación de políticas sociales y educativas, entre ellas el Pase Libre en el transporte público de pasajeros para estudiantes y jubilados”. Es decir que un monto de la suma recaudada por el Estado a los juegos de azar financia un derecho que ha sido vulnerado. No te están sacando a vos, usuario común, para pagarnos a nosotros. Nos sacan a nosotros para ganar ellos.

Sin embargo, ya nada podemos esperar del Gobierno que encabeza Juan Manuel Urtubey, quien cuatro años después de aquél decreto, vuelve sobre sus pasos y promueve el ajuste a la inversión pública perjudicando a los sectores más vulnerables.

Los caminos a seguir son del orden social, buscando que más personas conozcan este entramado de negocios, y del orden judicial, en caso de darle vehículo a un reclamo en defensa de nuestros derechos y de las instituciones democráticas. En el primer caso también pueden incluirse los chóferes de los colectivos, quienes deben al menos conocer la situación.

Claramente, la menor cantidad de estudiantes que asistieron al Curso de Ingreso de la UNSa es también consecuencia de un boleto inaccesible para los sectores populares. ¿Cuánto habrá ganado Saeta por no cumplir el Calendario Académico de la UNSa? Es una pregunta que sólo ellos pueden responder.

* Consejero Superior de la Universidad Nacional de Salta por Estudiantes de Humanidades