Razzia Policial: arbitraria detención a 11 estudiantes de la UNSa

Un fuerte operativo policial se desplegó en la puerta de la Universidad Nacional de Salta y llevaron detenidos a 10 estudiantes que terminaban de jugar un partido de fútbol, y a otro que filmaba lo sucedido. Uno a uno los casos de la avanzada policial contra estudiantes universitarios en el país.

Fue el viernes a las 20:30. Un grupo de 10 estudiantes de la Universidad Nacional de Salta, que conforman un equipo de fútbol, compartía un cántico afuera de una de las puertas de la institución. De repente, a los diez minutos de haber llegado, un fuerte operativo policial se desplegó en su contra: los requisaron y llevaron detenidos. No tenían alcohol, sí unas gaseosas. “Fue como una emboscada” comentó a este medio uno de los estudiantes que se había retirado segundos antes. Eran dos patrulleros y una camioneta. Los demoraron más de 3 horas en el centro de contraventores (detrás de la ciudad judicial), una de esas horas en una celda e insistieron con sus datos: los pidieron cuatro veces.

La policía no sólo detuvo a los 10 estudiantes que estaban reunidos luego de jugar al fútbol en la UNSa. A ellos se sumó Mariano Guerrero, quien sacó el celular para filmar lo que estaba sucediendo. Los 11 estudiantes son de diferentes carreras.

“Hoy a las 20.15 hs estábamos sentados afuera de la Unsa (Habíamos llegado hace 10 min) con 10 amigos cantando una canción. Sin bebidas alcohólicas, solamente teníamos 2 gaseosas. Cayeron 3 camionetas de policías, nos requisaron a todos, y nos llevaron a la comisaría junto con un compañero más que se paró a filmar como nos llevaban a nosotros. Estuvimos más de 3 hs en la comisaría, una de esas horas encerrados en una celda. Nos pidieron 4 veces los datos. Y en una de las miles de veces que dijimos que no hacíamos nada, la respuesta de un policía fue “tocó perder”. Así estamos hoy en dia, así es la Policía de hoy que sigue a los estudiantes” relató en su muro de Facebook un estudiante de la Facultad de Ciencias Exactas.

La policía contra los estudiantes

Cualquier ciudadano de a pie, o estudiante al fin, podría preguntarse si este hecho ocurre cotidianamente. O más bien si en realidad es natural que pasen cosas como éstas. Lo cierto es que, lamentablemente, las prácticas policiales se han ido fortificando en los últimos tiempos. Veamos algunos casos.

El 2 de marzo, integrantes de este medio- también estudiantes de la UNSa- pasamos una situación similar: sentados, en Barrio Castañares, tomando unas gaseosas luego de un partido de fútbol. Así estábamos cuando arribaron 4 móviles policiales, de distintas dependencias: uno de los Bomberos, otro de Drogas Peligrosas, otro de la Comisaría de Castañares y una camioneta de la unidad Infantería. Pudimos filmar sin que nos detuvieran, aunque nos tuvimos que retirar porque las fuerzas de (in)seguridad así lo solicitaron. Aquí el vídeo:

El 13 de abril la policía de Jujuy ingresó ilegalmente a la Universidad Nacional de esa provincia y detuvo a dos estudiantes de la Facultad de Ciencias Agrarias. El Decano de dicha facultad, Mario Bonillo, se acercó a la comisaría donde estaban los detenidos y le respondieron que “no había” orden judicial. Por su parte, la institución policial intentó mentir a la sociedad al sacar un comunicado que daba cuenta que las detenciones habían sido fuera del predio, pero un vídeo filmado por los estudiantes trajo seriedad a la cuestión. El Gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, se desentendió del tema. Aquí el vídeo:

El 29 de abril, en General Pico, la policía local detuvo a dos estudiantes de la carrera Veterinaria de la Universidad Nacional de La Pampa que estaban yendo a comprar pan. Los encerraron, los dejaron incomunicados, y los golpearon. “A mi compañero le pegaron en la calle y en la comisaría. El mismo policía le decía que le iba a pegar esposado y encerrado. Estuvimos en la comisaría encerrados, separados, incomunicados y sin saber por qué. Nos trataron como perros, dormimos en el piso, con frío y con mucho miedo. No sabíamos qué hacíamos ahí, de un rato al otro sin nada. Nunca en mi vida le pegué a alguien, nunca robé. Estoy estudiando en la Universidad Nacional de La Pampa, curso tercer año, yo quiero estudiar, rindo el martes y el miércoles. Mancharon mi nombre, soy hijo de laburantes, vengo de una familia de bien, mis papás nos educaron bien a mis hermanos y a mí. Estoy indignado y triste, no sé por qué nos hacen esto” relató Federico Retamal en su cuenta personal de Facebook.

La política del miedo

Los casos anteriormente nombrados están insertos en un contexto muy particular, en el cual las prácticas represivas proliferan ciudad a ciudad. Tocó en La Pampa, tocó en Jujuy, tocó en Salta. Es parte de una política que intenta impedir las reuniones en espacios públicos y acallar a la sociedad. Están coartando el derecho ciudadano de vivir tranquilo. Y, paradójicamente, son las fuerzas de seguridad las que se encargan de instaurar la inseguridad.

Claro está que la fuerza policial no se mueve sin respaldo del poder político. En los hechos ocurridos en Salta, será el gobernador, Juan Manuel Urtubey, y el Ministro de Seguridad, Carlos Cayetano Oliver, quienes deban responder por la arbitraria detención a los estudiantes de la Universidad Nacional de Salta.

Mientras tanto, todos y cada uno de nosotros, miembros de esta sociedad, tendremos que manifestar nuestro repudio a las prácticas represivas de la Policía. No debemos permitir que se haga moneda corriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *