Razones por las que marchar

El día sábado, como todos los primeros sábados de mayo, se realizará en la ciudad de Salta la Marcha Mundial de la Marihuana. Esta misma se da en un contexto de reciente legalización y regulación de su uso medicinal, pero sin tener en cuenta el uso recreativo o privado.

La marcha tendrá su convocatoria en la plaza de la Legislatura a las 16 horas, en donde diversas organizaciones y usuarios saldrán a las calles a defender sus derechos, brindar información y mostrarse en contra de la criminalización hacia los usuarios y cultivadores.

Legalización de la medicina y protección del negocio internacional

En abril de este año el Poder Ejecutivo de la Nación reglamentó la Ley 27.350 que regula el uso medicinal de la planta del Cannabis y sus derivados. Dicha ley crea el “Programa Nacional para el estudio y la investigación del uso medicinal de la planta de cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales” que busca, además de fomentar la investigación científica de la planta, “garantizar el acceso gratuito al aceite de cáñamo y demás derivados del cannabis” a las personas que adhieran a este programa y que presenten patologías incluidas en la reglamentación prescritas por médicos de hospitales públicos. Tal programa crea un registro de pacientes y familiares que sean usuarios de derivados de la marihuana con fines terapéuticos.

Esta ley no contempla el autocultivo de la planta y la autoproducción de derivados del cannabis, dejando fuera del marco legal a muchísimas familias que, ante la ausencia de respuestas de parte del estado, ya habían empezado a producir su propia medicina (en muchos casos prescripta por médicos que avalan hace tiempo el uso de la marihuana para mejorar la calidad de vida de sus pacientes). Por lo tanto la única vía legal es la importación de aceite de cannabis previa autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), asegurando el negocio de los productores internacionales de este medicamento, cuya patente pertenece al gobierno estadounidense. Además el programa permite a organismos estatales como el INTA o el CONICET a plantar cannabis para investigar y producir en algún momento los medicamentos.

El consumo lúdico y privado

Sabido es que además de medicina la marihuana cumple también un uso lúdico y que la lucha por lograr una legalización y despenalización del uso del cannabis -y otros estupefacientes- en forma privada sin ostentación a terceros viene muy por detrás. Esta reclamación tiene fundamentos en el conocido “Fallo Arriola”, una Sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (2009) que declara inconstitucional el artículo 14 de la Ley de Estupefacientes, que busca castigar con la pena de cárcel a aquella persona que tenga en su poder cannabis para uso personal. Este fallo se basa en el artículo 19 de la Constitución Nacional que dice que “las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados.”

A pesar de esto el pasado año, el gobierno de Mauricio Macri, extemporáneamente, modificó la “Ley de Estupefacientes” actualizando las penas en general y especificando que si la tenencia de plantas o estupefacientes es para consumo personal la pena será de 1 mes a 2 años de prisión. Es decir fueron totalmente en contra de la jurisprudencia de la Suprema Corte, asegurando el negocio legal e internacional de las corporaciones farmacéuticas y el negocio ilegal e internacional del narcotráfico.

Todas estas son razones por las que es necesario marchar este sábado.

 

Por Lucas Carraro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *