Policía Federal ingresó violenta e ilegalmente a la Universidad de Comahue

Estudiantes denunciaron que durante el operativo los mantuvieron incomunicados y rompieron pertenencias. La irrupción fue por una orden de allanamiento en busca de drogas.

En la tarde-noche del sábado 9 la Policía Federal ingresó a las residencias estudiantiles de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y de la Facultad de Lenguas de la Universidad Nacional del Comahue, en Río Negro. Con un comunicado, los estudiantes que allí se alojan para cursar las clases denunciaron que el ingreso de las fuerzas que comanda Patricia Bullrich fue volteando puertas e incomunicando a los presentes.

Por otro lado, ingresaron de forma ilegal: la orden de allanamiento no estaba firmada por el juez federal de turno, Greca, como lo establece la ley sino por su secretario. En el mismo sentido, apuntando a la autonomía universitaria, las fuerzas no pidieron autorización a la casa de estudios, por lo que violaron el artículo 31 de la Ley de Educación Superior que establece lo siguiente: “La fuerza pública no puede ingresar en las instituciones universitarias nacionales si no media orden escrita previa y fundada de juez competente o solicitud expresa de la autoridad universitaria legítimamente constituida.”

Además, los estudiantes denunciaron que “esposaron, tiraron al piso y se burlaron de los y las compañeras de las residencias. Una de ellas se encontraba en el baño duchándose y la policía ingresó de forma violenta y revisó la residencia sin permitirle vestirse”.

Los uniformados tampoco dejaron entrar a las abogadas, a pesar de que las garantías constitucionales otorgan el derecho a la defensa. Asimismo los estudiantes remarcaron que los procedimientos a realizarse durante la noche son excepcionales. Y éste no era el caso.

“Hay causas gravísimas que suceden, el juez federal debería estar preocupado por hechos enormes, con cuestiones de drogas enormes y que son preocupantes para toda la sociedad. Están preocupados, en cambio, por ver que puede llegar a tener un estudiante, si tiene un porro o no lo tiene; si tiene una plantita o no la tiene”, apuntó Ana Calafat, docente y abogada de lxs estudiantes.

A continuación el comunicado:

El día 9 de diciembre de 2017 a las 20:30 ingresó la Policía Federal a las Residencias Estudiantiles de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y de la Facultad de Lenguas de la Universidad Nacional del Comahue.

– Ingresaron con orden de allanamiento firmada por el secretario del juez federal Greca y no por el juez a cargo, como lo exige la ley.

– No golpearon la puerta ni esperaron a que alguien atendiera. Ingresaron violentamente rompiendo puertas y cerraduras. Esposaron, tiraron al piso y se burlaron de los y las compañeras de las residencias. Una de ellas se encontraba en el baño duchándose y la policía ingresó de forma violenta y revisó la residencia sin permitirle vestirse.

– Mantuvieron en todo momento a los y las estudiantes incomunicadas- No dejaron entrar a las abogadas, violando el derecho constitucional de defensa.- No pidieron autorización a la universidad, violando la autonomía universitaria.

El procedimiento fue durante la noche. Ese tipo de procedimientos son excepcionales, para casos de urgencia o cuando se encuentran cometiendo el delito en el momento.

– No solo revisaron sino que rompieron elementos personales de los y las residentes.

Como comunidad estudiantil denunciamos la violación al debido proceso y a las garantías constitucionales que tiene toda persona. Nos declaramos en alerta por el avasallamiento violento de la autonomía universitaria por parte de la Policía Federal, enmarcándolo en un contexto nacional y regional de represión y amedrentamiento hacia la juventud y los sectores más vulnerables de la sociedad. Asimismo, responsabilizamos a las autoridades universitarias por no responder de forma inmediata y eficaz.

Seguiremos organizándonos frente al accionar ilegal y represivo de las fuerzas de seguridad. Llamamos a organizaciones sociales, de derechos humanos, sindicatos y a toda la comunidad a replicar el repudio. ¡Fuera la policía de las Universidades Nacionales!