¿Y el Plan Belgrano? El olvido al Norte Argentino

Dos años atrás, durante la campaña presidencial, Mauricio Macri adelantó una mejoría en las economías regionales de la mano de, entre otras cosas, el Plan Belgrano. Esta idea estaba destinada a impulsar la productividad en el Norte Argentino. Sin embargo, no forma parte de la agenda de gobierno.

Por Emiliano Frascaroli

En una nota publicada en diario Clarín, el sociólogo y Secretario de Relaciones Internacionales de la provincia de Tucumán, Jorge Neme, explica el deterioro de la economía en el Norte de Argentina y la disminución de las inversiones. Comienza su análisis haciendo un paneo general: “El Norte sufre un deterioro económico y social desde hace varias décadas y es la región más pobre del país. Su ingreso no alcanza el 50% del ingreso medio del resto de los argentinos, ni al 20% de los ingresos de los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires. Su población padece la falta de acceso a la salud, la educación, los bienes públicos y la carencia de oportunidades en sus proyectos de vida”. Por eso es que, agrega, “fue muy auspiciosa la institucionalización del Plan Belgrano”.

Sin embargo, tras un año y medio de gestión de Cambiemos, el Plan Belgrano no ha estado ni siquiera en la agenda del gobierno. Este proyecto que sólo ha sido relato de campaña habría sido encomendado al tucumano José Cano, quien perdiera la gobernación de su provincia ante el peronista José Manzur.

Y agrega Neme que “lo cierto es que hoy nadie conoce en qué consiste el Plan. No existen políticas, gestión, presupuesto, inversiones ni obras. Ni siquiera se reunieron una vez los diez gobernadores del Norte, que son los interlocutores naturales en ese ambicioso Plan”. “Más aún: a casi un año y medio del lanzamiento, no hay un enunciado que defina cuáles son los problemas de la región, la situación de sus cadenas productivas, que realidad tienen los sectores competitivos y dinámicos, quienes cuentan con potencial de crecimiento y cuales requieren atención para alcanzar competitividad. No se avanzó en la tarea primordial de ponerle letra al Plan ni elaborar un discurso sobre la gravedad de la realidad norteña y las propuestas para abordarlo. En paralelo con esta virtual parálisis, la política nacional se fue alejando del Norte y el Plan Belgrano y se orientó hacia los intereses porteños, más acorde con el legado de Bartolomé Mitre. Una figura histórica innegablemente vinculada a Buenos Aires” explica el sociólogo.

Y adjunta a esta semblanza que asemeja al unitarismo del siglo pasado una comparación en las inversiones que llegaron a la Provincia de Buenos Aires- como el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento por $45.500 millones, la Autopista Ribereña por $9.7000 millones, el Metrobus Sur por $1.500 millones, entre otras- y las destinadas a las provincias del Norte: “disminuyeron del 46,3% en el 2015 al 33,9% en el 2016”.

Esta inequidad representa el olvido a las provincias del norte argentino, gracias a un Plan Belgrano que sólo fue una mentira de campaña que hoy por hoy no se encuentra en la agenda de Cambiemos. Peor aún, esas economías regionales que tanto iban a ayudar transitan una pérdida en la productividad fruto de la apertura de importaciones, la caída del consumo y los agregados de la cadena de valor, entre otras cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *