Más del 50% de quienes reciben la AUH tiene sólo un hijo

Según datos de la ANSES, más de la mitad de las personas que perciben la Asignación Universal por Hijo tienen un solo hijo. Tan sólo el 7,6 por ciento tiene de 4 a 5 hijos. En Salta, más de 90 mil personas perciben el derecho.

Los prejuicios hacia las personas que reciben planes sociales son, lamentablemente, un hecho. Fueron tantos los casos de figuras públicas que manifestaron, tal como Lucía Galán de Los Pimpinelas, que “hay mujeres que se embarazan para cobrar la AUH” que al darse a conocer los datos del ANSES se volvieron rápidamente viral. En la misma línea lo hizo la ex senadora romerista y actual candidata a Diputada Nacional por el frente de Urtubey, Sonia Escudero, en 2013, al afirmar que “las niñas se embarazan para cobrar la AUH y no trabajar“. Los datos desmienten todo mito.

Según el organismo estatal a cargo de la seguridad social más de la mitad de las personas que perciben el derecho humano a la Asignación Universal tienen un solo hijo y menos del treinta por ciento tienen dos hijos.

Los datos fueron los siguientes:

  • 1 hijo – 51,2% de los titulares
  • 2 hijos – 28,1%
  • 3 hijos – 13,1%
  • 4 hijos – 5,2%
  • 5 hijos – 2,4%

La Asignación Universal por Hijo es una pensión no contributiva que rige desde el año 2009 y que brinda un paliativo económico por cada hijo menor de 18 años (o sin límite de edad cuando se trate de un hijo discapacitado), hasta un máximo de 5 hijos.

En Salta existen 90.123 titulares de la AUH que suman 163,915 hijos. Es decir que el promedio provincial, así como el general para Nación (1,80), es de 1,82 hijos.

Las destinatarias son aquellas familias que no reciben prestación, se encuentran desocupadas, registradas como monotributistas sociales, que trabajan en la informalidad o en el servicio doméstico y perciben un sueldo inferior al salario mínimo, vital y móvil.

No hay ninguna evidencia que indique que la AUH genere un incentivo fuerte a los embarazos, en particular entre las participantes más jóvenes” destacó Mariana Marchionni, doctora en Economía que participó de la investigación del Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales, al sitio chequeado.com.

La AUH y el trabajo

También es común que las mismas personas que dicen que “hay mujeres que se embarazan para cobrar la AUH” caigan en la falaz y simplista mirada de que el cobro de este derecho haga que “se pierda la cultura del trabajo”. Antes que nada, el trabajo es una forma condicionante de la vida para la mayoría de la sociedad y no una construcción de orden pasional.

Sin embargo, un informe elaborado por el Fondo de las Naciones Unidas (UNICEF); la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA y el Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (CEDLAS) del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de La Plata establece que la Asignación Universal por Hijo no tiene impacto negativo en el mercado laboral.

“No existe un impacto negativo de la AUH que sea estadísticamente significativo sobre las decisiones de participación económica y en la tasa de empleo de los hogares. De este modo, no es posible concluir que el programa haya generado desincentivos al trabajo“, detalla el trabajo en una de sus conclusiones.

Además, explican que “el 60% de la población de ingresos más bajos capta la mayor parte de los beneficios”. Y los expertos de Unicef agregan que este programa, que tiene como requisitos la asistencia a la escuela y la vacinación de los niños, ha contribuido en forma sustancial para que los adolescentes terminen la escuela secundaria. Tal es así que desde su creación en 2009 en el gobierno de Cristina Kirchner a la fecha la AUH “generó una mejora de casi un 30% en el ingreso promedio de los percentiles 3 y 4” lo cual “comprueba que el impacto social es significativo y actualmente se trabaja para que sea determinante en términos de eliminar la pobreza o reducir fuertemente la desigualdad”.