Mapuches v.s Benetton: el origen del conflicto

Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) está en pie de lucha para defender sus tierras contra el avance de la empresa italiana que pretende expandir sus negocios. Un conflicto que sienta raíces en el pasado derivó en la desaparición de un joven de 28 años. Del gobierno de Roca al de Macri.

El conflicto entre los originarios del sur del país y la empresa italiana ha vuelto a la agenda mediática por un doble motivo: represión a la protesta mapuche y desaparición forzada de un joven. La segunda es fruto de la primera. Y la primera es un reflejo de la historia política argentina que se remonta a finales del siglo XIX.

Por los albores de 1870, con Julio Argentino Roca a la cabeza, se llevó adelante la autodenominada “Campaña del desierto”, un genocidio étnico que buscaba expropiar las tierras de los originarios de la Patagonia a punta de espada. El desierto no estaba desierto al fin. Y la campaña había sido financiada por capitales ingleses y la burguesía nacional, principalmente, de la Sociedad Rural Argentina. De allí que, posterior al avance, el Estado haya cedido a unas pocas familias de élite miles de kilómetros de la mejor tierra argentina como forma de pago a los empréstitos tomados.

Así fue que la distribución de las tierras argentinas derivaron en la concentración de numerosas tierras en pocas manos, lo cual allanó el camino para la expansión del negocio privado en detrimento de las tierras de las comunidades originarias.

Lamentablemente, la visibilización se agigantó por la desaparición forzada de Santiago Maldonado, un joven que acompañaba el reclamo mapuche por la liberación de Facundo Jones Huala, preso político. Lo cierto es que cien años después, la lucha continúa.

La empresa Benetton es una multinacional de origen italiano que ocupa tierras a título de la razón social Tierras del Sud Sociedad Anónima. Explota la actividad ganadera y exporta miles de kilos de lana hacia Europa. En la actualidad, la familia posee casi 900 mil hectáreas en Santa Cruz, Chubut y Río Negro.

Ahora bien, el negocio se expande porque alguna vez se instaló. Todo comenzó cuando Roca debió pagar las armas y el dinero que los ingleses habrían prestado para la ‘campaña del desierto’. Se profundizó con la unificación de firmas societarias de capitales ingleses. Y se consumó a fines del siglo XX, cuando Benetton adquirió el control de la Compañía Argentina de Tierras Sociedad Anónima a través de la firma Edizioni Holding International. Finalmente, en 2002 la empresa decidió emprender investigaciones por yacimientos petrolíferos, motivo por el cual fundó la firma Minera del Sud Argentino.

A pesar del enorme negocio que ha hecho históricamente la empresa de origen italiano apropiándose de las tierras que pertenecen a los mapuches, el gobierno brinda apoyo reprimiendo la protesta social. La lucha continúa, mientras se siga protegiendo al capital privado por sobre los derechos humanos, a la tierra, a la vida.