Macri en Salta: vallas donde vayas

Un importante operativo de seguridad empezó a desplegarse días atrás en la provincia de Salta: el Presidente de la Nación visitaría la ciudad para inaugurar el Museo al héroe gaucho. El acto tuvo la presencia de los exgobernadores salteños Cornejo, Ulloa, Romero y el actual ejecutivo provincial Urtubey. Sacaron por la fuerza a una militante de la Tupac Amaru.

Por Emiliano Frascaroli

El mismo miércoles de la contundente Marcha Federal Educativa (ver aparte), el Presidente de la Nación visitó Salta para inaugurar el Museo Güemes. En un acto alejado del clamor popular que suelen acompañar eventos como éste, los exgobernadores, el actual mandatario salteño y el jefe de Estado desarrollaron el acto.

En el transcurso dirigieron algunas palabras a los medios presentes y a un grupo selecto de personas que, en su mayoría, ratificaron su conformismo con la actual gestión de Gobierno. Quienes se manifestaban en contra de la administración Cambiemos estaban lejos: un operativo marcó distancias, aunque sí se escucharon gritos como “Macri gato” o “Andate”.

No tan distintos

Por fuera de los discursos embellecidos que suelen anunciar los funcionarios a las cámaras, y que además están colgados en sus páginas oficiales, el tinte político a resaltar fue otro: “El peronismo tiene que mirar al futuro y no al pasado” fustigó Urtubey para relegar el papel de Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones próximas (las PASO o la interna en el PJ, según demande el tablero político).

“Antes de 2015 planteaba que había que acercarse al mercado de capitales, que había que ser más aperturista. Ahora que lo hace un gobierno que no es de nuestro signo, lo tengo que acompañar, sino sería incoherente” comentó Urtubey a medios de Buenos Aires, según detalló el periodista Ariel Basile en Ámbito. Los guiños entre el ejecutivo provincial y el Nacional siempre estuvieron: no son tan distintos.

Hay que entender que se puede ayudar desde veredas diferentes. La lógica del pensamiento único no va más. Era un sainete divertido porque se discutía si era bueno que nos incorporemos pero nunca nos preguntaron. Eso sería contraproducente. Se puede construir por fuera” aclaró- y agitó- las aguas el mandatario provincial en la misma rueda a medios de alcance nacional. En este nuevo mundo de la política suele ocurrir que ciertos jugadores cambien su color a merced de conveniencias personales, las cuales muchas veces no encasillan en las necesidades populares, sino más bien en una escalada en la carrera del animal político.

Por su parte, Mauricio Macri optó por no errar esta vez. Ya no lamentó la “angustia” de los revolucionarios que lograron la emancipación argentina de la corona española doscientos años atrás, como lo hizo en el acto del Bicentenario en Tucumán. Muy por el contrario, el líder PRO dijo que Güemes es el “ejemplo que se puede construir cuando buscamos sueños de crecer en libertad y ese sentimiento es el que hoy estamos viviendo en Argentina”. Como era de esperar, un discurso ornamentado por Durán Barba que no le escapa a la filosofía new age: sueños, alegría, entusiasmo y vivencia en libertad. Tales conceptos no condicen con el país que administra hace quince meses, al menos así lo demuestran las múltiples movilizaciones sociales en todo el país.

Además, el jefe de Estado destacó el avance en el Plan Belgrano, la tan ansiada infraestructura que vaticinó para optimizar la economía en el interior argentino: “Son obras para desarrollar el potencial del norte argentino” comentó, al tiempo que destacó el avance en algunas rutas.

Además, entre los invitados estuvieron los ex gobernadores de Salta Juan Carlos Romero, Hernán Cornejo y Roberto Augusto Ulloa (este último designado por el dictador Jorge Rafael Videla entre 1977 y 1983 y posteriormente electo en democracia entre 1991 y 1995 representando al Partido Renovador de Salta).

Operativo Anti-público

Tal como se ha visto a lo largo y ancho del país, Macri tuvo un importante grupo de personas manifestándose en su contra. Al fin y al cabo el acto público no fue tan público: vallaron el microcentro salteño para evitar la presencia de la ciudadanía. Y, principalmente, para alejar la protesta de los trabajadores de la educación y de la Palúdica, entre otros sectores y autoconvocados, que se apencaron en los alrededores del lugar para expresar sus demandas.

La marcha docente era inminente: en Plaza de Mayo se realizó un acto con más de 400 mil docentes de todo el país. Salta no sería la excepción y Macri y Urtubey lo sabían. El primero le escapó; el segundo, orquestó un operativo para invisibilizar el conflicto. Sin embargo, los cánticos y carteles hablaron por sí mismos: jubilados que reclamaban los “9 mil y pico” de mínima (como afirmó el Presidente en una entrevista), “Güemes, héroe de los pobres; Macri, deshonra del pueblo” en referencia al gaucho independentista de clase pudiente que luchó por el pueblo, “Elegimos caer en la escuela pública y hoy te caemos, todos en la plaza” haciendo alusión a los lamentables dichos de Mauricio Macri sobre la escuela pública, entre otros.

Si bien el acto se desenvolvió sin la presencia de la muchedumbre, la censura no tardó en llegar: una mujer desplegó una bandera que exigía al Presidente la libertad de Milagro Sala, líder indígena de la organización barrial Tupac Amaru quien se encuentra presa desde hace más de un año, y la policía decidió sacarla. Luego del forcejeo, también quisieron sacarle la bandera. Junto a ella también retiraron por la fuerza a un joven militante.

El Museo

Según detalla la página oficial del Gobierno Provincial, “el Museo recrea la gesta gaucha y la vida de Martín Miguel de Güemes y fue montado en la casa donde vivió su infancia, que fue restaurada y cuenta con diez salas que recorren los hitos de la vida del general y las guerras por la independencia”.

Además, especifican que “está diagramado como un espacio único e innovador, tiene un montaje museográfico de avanzada, que incluye variados recursos tecnológicos que posibilitarán al visitante remontarse a los primeros años de vida del héroe de la provincia, verán el notable desempeño del entonces joven Güemes en la defensa durante las invasiones inglesas, la guerra gaucha, el trabajo como gobernador de Salta y la emboscada que terminó con su vida, entre otros acontecimientos históricos”.

Con respecto a la emboscada, cabe declarar que fue fogueada por la oligarquía salteña:
“Don Martín de Güemes había sido el antemural en que se estrellaron los realistas en sus varias invasiones por el norte. Los gauchos de Salta, a sus órdenes, habían salvado la causa de la revolución en 1816, dando nervio a las deliberaciones del Congreso reunido en Tucumán, y en 1819, después de la retirada del ejército del general Belgrano. Por el contrario, don Bernabé Aráoz había comprometido esa causa cuando los realistas se hallaban en las fronteras del norte, y había proclamado un absurdo de República Tucumana, con el objeto de crearse un poder fuerte y con prescindencia de la patria común que en vano reclamaba sus auxilios. Güemes veía en Aráoz un peligro igual o mayor al que le amenazaba de parte de los realistas. No sólo le negó siempre todo auxilio en la guerra que con sus solos recursos sostenía Güemes contra los realistas, sino que trabajó por derrocarlo del gobierno de Salta en combinación con los aristócratas y godos de esa provincia, quienes en odio al generoso republicano habían llegado hasta abrir negociaciones en el general Olañeta, para que viniese a apoyarlos con sus soldados”1.

“La obra de restauración de la casa de Güemes, que fue declarada Monumento Histórico Nacional, está enmarcada en el Plan Estratégico de Turismo Sustentable Salta Si+, con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)” sintetizan desde la administración urtubeycista.

 

1- SALDÍAS, Adolfo, Historia de la Confederación Argentina, Rozas y sus campañas, Tomo I, Buenos Aires, Orientación Cultural Editores S.A., 1958, págs. 120-124. (cita: 1 Véase lo que dice el general Paz en sus Memorias, tomo II, página 54.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *