Las bondades de la Marihuana

El jueves se realizó la jornada nacional por la marihuana. Un pequeño grupo de personas reunidas frente a la Legislatura de Salta compartieron una tarde de reflexión y buenos humos. (Foto: Lucas Armonía)

por Emiliano Frascaroli

La marihuana dejó de ser un tabú. La planta cannábica ha ganado terreno en la medicina, la jurisprudencia y el comercio, entre otros espacios recurridos socialmente. Así, con variadas consignas y en distintos puntos del país, se llevó adelante la octava Marcha Nacional por la Marihuana.

En Salta la convocatoria no fue masiva, pero sí se generaron espacios de debate y reflexión. Los familiares de pacientes del cannabis medicinal comentaron sus experiencias respecto al uso de los derivados de la planta, cultivadores dieron un taller express abordando las distintas etapas del proceso y un grupo hizo música.

La Asociación Autorregulada por la Soberanía Medicinal, primera y única organización legal que trabaja con la marihuana en Salta, exige que se amplíe el registro de patologías a tratar con el aceite de cannabis, que se ejecute la Ley 23.750 e incluya el autocultivo y que se deje de criminalizar y estigmatizar a quienes recurren a la marihuana, planta de la cual surgen medicamentos alternativos para tratar ciertas patologías.

El dolor no espera

Con el canabis lo tenemos a Manu sin crisis y sin muchísimos fármacos que tenía”, comentó a Buufo Mariela Coronel, mamá de Manu, un niño que trata su patología con derivados de la planta. Además, explica que luego de haber recurrido a la marihuana “las crisis” de su hijo “fueron disminuyendo”.

Actualmente las patologías reconocidas para el uso del aceite de cannabis son dos: Síndrome de West y Síndrome de Drave. Sin embargo- dice Mariela- el aceite sirve para otras patologías y no está incluido. Manu tiene Síndrome de Lennox-Gastau, un tipo de epilepsia refractaria degenerativa y progresiva.

La única obra social que contempla en su vademécum el aceite realizado a base de cáñamo- es decir con CBD, uno de los dos componentes de la planta- es el Instituto Provincial. Para importar el aceite desde Estados Unidos el costo ronda los 12 mil pesos por mes.

“Manu tiene un compromiso hepático bastante importante y el aceite tiene un porcentaje muy alto de triglicéridos, por lo que no lo podría usar”, explica Mariela. Los pasos que siguen, entonces, son bastos y variados: para corroborar que el aceite tenga los cannabinoides que una persona necesita, consultan a un laboratorio de Tucumán que les hace los controles. “Todo es de manera ilegal, porque no podemos conseguir que la Justicia nos amparen en ese sentido. Y el dolor no espera”, comenta.

Con el canabis lo tenemos a Manu sin crisis y sin muchísimos fármacos que tenía

“En ese ‘mientras el Estado pone manos a la obra’, estamos nosotros”, afirma Coronel para explicar la iniciativa de la organización por la soberanía medicinal.

“Vamos a seguir adelante, porque la lucha todavía no termina. Hemos conseguido resultados bastante positivos, con los chicos más que nada y los adultos mayores que pueden paliar su patología” es el análisis de Mariela, quien por entonces se ubicaba, junto a dos compañeras más, en la puerta de la Legislatura Provincial.

No hay bien que por mal no venga

Carolina Rossi admite que ella, tiempo atrás, no tenía una mirada amigable respecto a la marihuana. Pero ahora forma parte de la Asociación Autorregulada por la Soberanía Medicinal. “Yo lo veía mal, hasta lo llegué a criminalizar alguna vez. Y hoy por hoy empecé a leer, a investigar; ví beneficios garrafales en mi madre y, bueno, empecé a meter las manos en la tierra”, comentó a este medio Rossi.

Con la reducción de la cobertura médica en la obra social de los jubilados, el PAMI, Adriana, madre de Carolina, ya no pudo ir a fisioterapia. Entonces, su hija investigó y llegó a la conclusión de que la marihuana representa una opción.

Mi mamá es usuaria. Toma la tintura”, comenta a este medio Rossi. Y relata la experiencia: “cuando mi mamá tiene dolores, por ejemplo, le paso la crema o la tintura. Y su calidad de vida mejoró; no tiene dolores”.

su calidad de vida mejoró; no tiene dolores

Además, Rossi comenta que si bien no es mayoritario, existe interés entre lxs médicxs quienes, poco a poco, se van embebiendo en el tema. O al menos ya no desconocen a la planta dentro de la medicina. “¿Y el impacto económico?”, consulta quien firma esta nota. “Bajó, bajó, porque mi mamá tenía que tomar 4 o 5 medicamentos que hoy por hoy ya no toma”.

El derecho a elegir vos tu medicina, yo creo que es un derecho humano. Y por ése derecho vamos. Y el autocultivo es lo que nosotros estamos peleando”, explica Rossi.

– “¿Un mensaje a los legisladores?”, pregunta e invita Buufo.

– CR:“Que no esperen estar en nuestros zapatos porque el dolor no espera y no discrimina. Y en algún lado de la vida nos vamos a encontrar en este lado”.

La legislación actual no contempla el autocultivo y, por tanto, las personas son obligadas a cultivar en la clandestinidad, con la consecuente persecución y criminalización. Tampoco se han ejecutado proyectos sobre la marihuana desde el Instituto Nacional de Tecnologías Agropecuarias (INTA), órgano encargado, junto al Conicet, de llevar adelante investigaciones respecto a la planta.

Las bondades de la marihuana son muchas. Faltan las de la sociedad.