Ingeniería, entre el recorte y la periferia

Pedro Romagnoli, decano de la Facultad de Ingeniería, en una charla exclusiva para Buufo.com, dio su parecer sobre las políticas del gobierno nacional, la situación presupuestaria de la Universidad y refirió a las polémicas designaciones de las coordinaciones del rector. (José Salazar)

Los recortes, en términos económicos, repercuten en la situación presupuestaria de nuestra alta casa de estudios: así es contemplado por el titular de la Facultad de Ingeniería, Pedro Romagnoli, quien aduce que el oficialismo tienedificultades para llegar a todo el territorionacional.

“Creo que está dando preferencia a la capital y a la provincia de Buenos Aires”, manifiesta Pedro, al tiempo que remarca que “el país es todos, pensar que el país queda reducido a una o dos provincias o tres o cuatro, somos todos y todos tenemos que estar igualmente atendidos”.

El decano de la Facultad de Ingeniería de la UNSa espera que “las cosas retomen el ímpetu que deberían tener” y asiste que a la Alianza Cambiemos le cuesta- desde el punto de vista logístico y político- ocupar el espacio ya que “el que ganó es un partido de la Capital Federal sin inserción en todo el país”.

El desequilibrio de las tarifas de los servicios públicos- aparejada a una inflación interanual superior al 40%- es uno de los matices que perjudica a las instituciones educativas en el plan de ajuste presupuestario que se impone en la cartera Educación. “Teníamos las expectativas de que el ministerio de educación nos ayudara con el tema de los laboratorios electromecánicos, por ahora la última noticia que tenemos es que no va haber dinero para eso” refirió Romagnoli.

Ante el creciente número de estudiantes, el decano lamenta no contar con “el presupuesto para que uno pueda realmente planificar las cosas con ciertas expectativas que se iban a cubrir”, sobre todo en situaciones donde se espera apoyo desde el Ministerio de Educación para lograr mejorar el índice de egresados.

Con las expectativas de crecimiento desparramadas por el achicamiento del Estado respecto a la cuestión presupuestaria -donde la posibilidad de aprender y estudiar debieran ser acompañadas por mayor cantidad de aulas y docentes que permitan mejorar la relación con los alumnos-, y luego de su viaje a Chaco, donde se reunió con decanos de Facultades de Ingeniería del país, Romagnoli remarca que hay dos temas fuertes: “primero mejorar la relación docente alumno, es decir tener más cargos para atender mejor a los alumnos y el segundo, es el tema de la infraestructura: equipamiento y espacios”.

Se debe entonces, según comenta “Pepe”, detectar las debilidades en los procesos de orientación para ir solucionándolas: “En Ingeniería los primeros años necesitamos espacio para que la gente suelte la mano, pueda plasmar gráficamente los temas de ingeniería y ahí estamos muy apretados de espacio, entonces es inútil pensarlo de otra manera”. En diálogo con este medio, Romagnoli apunta a trabajar para que “la institución funcione lo mejor posible, para que los estudiantes se sientan cada vez mejor”, se pueda “dar la discusión en el Consejo Superior” y “abarcar los aspectos de cada unidad académica sin olvidar el conjunto de la comunidad universitaria”.

Sobre las Coordinaciones

El “Pepe” asegura tener “objetivamente” la necesidad de las coordinaciones, aunque advierte que las mismas “no están alcanzando a toda la sociedad como desearíamos”. Para eso hay ciertas tareas que únicamente se las puede llevar a cabo teniendo cierto grado de “representatividad política”, alude el ingeniero quien manifiesta que la misma sería como “un trámite de orden de gestión, que lo tiene que hacer un funcionario político administrativo de la facultad”.

El asunto de la escasez de recursos repercute en las tareas de administración. “El rector en su momento cuando hizo campaña dijo que los necesitaba sí o sí y uno tiene que tratar de entender la intención de cumplir con lo prometido, lógicamente que él lo puede hacer con cierta libertad que él es de última el administrador general de la universidad” auguró, paradójicamente, el decano de la Facultad de Ingeniería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *