¿Feministas con el Papa?

El rol de la Iglesia en la actualidad. La llegada de Francisco. El internacionalismo del movimiento de mujeres contra la violencia de género como eje en los programas políticos y eclesíasticos.

Por Naty Fernández

No es ningún secreto que desde el medioevo la Iglesia ha jugado un rol protagónico en la historia de la humanidad. Su rol como un actor político de peso a escala tanto nacional como internacional es evidente, y no hay duda que forma parte de los principales grupos de poder en el mundo. En el plano de la cultura o de la hegemonía, es una gran constructora del sentido común en nuestra sociedad y modeladora de los valores por los que nos regimos en la actualidad, muy especialmente en Latinoamerica. Salta es una buena muestra de lo que es nuestro subcontinente latinoamericano.

Tampoco es un secreto el giro que ha tomado la Iglesia (La Santa Madre) desde que asumió como Sumo Pontífice el Papa Francisco. En el plano internacional ha responsabilizado de las grandes guerras a los poderosos del mundo y a los traficantes de armas y ha llamado a la solidaridad con los refugiados que hoy se encuentran en una situación extrema producto de la indiferencia de los países de Europa, en un contexto de avanzada Neofascista. En el plano de lo político su crítica abierta al capitalismo regido por el “Dios Dinero” y la “cultura del descarte” puso a la Iglesia en un rol inédito: de cuestionamiento abierto al neoliberalismo.

Además, ha llevado a cabo los encuentros mundiales de los movimientos populares en los que llama a la organización a las y los trabajadores de la economía popular, y a ser protagonistas de la historia, e inclusive los ha instado a “revolucionar” el mundo en el encuentro en Bolivia, mientras asiduamente exhorta a los gobiernos a ejecutar políticas en pos de disminuir la brecha entre ricos y pobres. Clarin le ha dedicado hace poco tiempo una nota central de opinión en donde se lo crítica por avalar los gobiernos populistas de Latinoamerica, mientras rechaza los “populismos europeos o del Centro como los de Donald Trump, Le Pen”, en una abierta posición ideologica del Jefe del Vaticano,que, como todos saben es peronista.

Si bien todos estos posicionamientos y declaraciones desde la Santa Sede expresan un giro radical en la vida política de la Iglesia, lo que llama aún más la atención es “la ideología de género” que muchos dicen se impulsa desde el Vaticano y que está generando “la grieta” hacia adentro de la institución eclesial. Ante las medidas tomadas por Francisco, entre las que se encuentran el perdón extendido a las mujeres que abortan, a los homosexuales, el bautismo a los hijos de las madres soltera,la necesidad de mayor participación de las mujeres en la iglesia y la diferenciación entre el servicio y la servidumbre que nosotras cumplimos en la organización y en la sociedad etc., muchos sectores de la reacción han -valga la redundancia- reaccionado y se manifestaron en contra, entre ellos la Iglesia platense que eliminó el patrocinio a Scouts Argentina por la propuesta de dicha institución de cambiar un texto del proyecto educativo de los Scouts de Argentina para modificar la denominación de “Hombre y mujer” por la de “personas” ya que esta reforma sería “la puerta abierta” a familias ensambladas o cambios de identidad sexual.

Francisco propone una Iglesia al servicio del pueblo, de los pobres, de los trabajadores de la economía popular y también propone una Iglesia al servicio de las mujeres. Francisco se ha empecinado en darnos un lugar en el corazón de la Santa Madre, recordando que las mujeres protagonistas en la Biblia siempre han sido mujeres dispuestas a dar batalla, mujeres que se han arriesgado a defender a los suyos, mujeres como Judith, como Ester, cómo Débora y principalmente mujeres como María.

Las posiciones mas radicales en el feminismo no son aquellas que tienen el mejor programa, ni los que ponen más en evidencia al macho mediante tetazos o cosas por el estilo. El feminismo más radical es aquel que dialoga e interpela a la mayor cantidad de mujeres y varones posibles en una sociedad incitando a la toma de conciencia y a la organización dada su cultura, su idiosincracia, sus valores y sus tradiciones. En sociedades tan cristianas como las latinoamericanas. ¿Es posible construir feminismo de la mano con sus tradiciones religiosas? ¿Qué rol está jugando el papa en las cuestiones de género en una institución por excelencia reaccionaria en ese plano? ¿Es posible construir puentes de diálogo entre el feminismo y las mujeres catolicas a través de los dichos del papa? ¿Acaso las feministas tenemos que “enseñarle” cosas a las mujeres “no feministas”o en realidad el feminismo está en cada mujer luchadora que -con las demas- sostiene el mundo? ¿No será en realidad que ya existen miles de mujeres feministas, que lo demuestran con su accionar cotidiano y crisitiano, y las “dirigentas” debemos tomar pero por sobre todo aprender de ellas?

Somos conscientes que esto no hubiese sido posible sin la larga lucha que hemos damos para visibilizar el rol que ocupamos en el mundo, pero no podemos negar tampoco que podemos avanzar mucho más cuando contamos con aliados tan importantes como los dichos del Papa, en una sociedad tan católica de la que no debemos renegar, porque es nuestro pueblo, son nuestras mujeres las que soportan los embates de la opresion capitalista y patriarcal cotidianamente. Disputar el sentido de la religión para quienes queremos cambiar el mundo y por lo tanto meternos en el barrio de la historia puede ser un camino para construir feminismo popular. Las mujeres ya hemos dado muestras ejemplares para el mundo de nuestra capacidad de interpelar a las masas con el #NiUnaMenos, fenómeno mundial, mientras el mundo de la política por ahora de “varones”, no es capaz de construir consignas que organice el actual descontento popular.

Una de nuestras feministas populares mas preciadas decía “La religión volverá a tener su prestigio entre los pueblos si sus predicadores la enseñan así: como fuerza de rebeldía y de igualdad, no como instrumento de opresión. Predicar la resignación es predicar la esclavitud. Es necesario, en cambio, predicar la libertad y la justicia. ¡Es el amor el único camino por el que la religión podrá llegar a ver el día de los pueblos!”.

Links:

http://www.lanacion.com.ar/1966949-la-plata-la-iglesia-no-renovara-su-patrocinio-a-scouts-porque-van-perdiendo-valores-como-el-lugar-de-dios-y-la-familia
http://www.telam.com.ar/notas/201702/179988-papa-francisco-culpo-a-los-grandes-y-poderosos-de-la-guerra-que-vive-el-mundo.html
https://www.aciprensa.com/noticias/no-bautizar-hijos-de-madres-solteras-es-mentalidad-enferma-alerta-el-papa-28503/

http://www.mdzol.com/nota/680106-el-pedido-de-perdon-del-papa-a-los-homosexuales/

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/09/01/actualidad/1441101469_484368.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *