Se estancó la reforma laboral: Pichetto pide aval de los jerarcas de la CGT

El proyecto del Gobierno se discutirá en el Congreso luego del posicionamiento de los jerarcas de la CGT. En el medio se analiza un paro multitudinario y la asunción de las nuevas bancadas.

La intención de generar reformas en el trabajo, la tributación y el sistema de jubilaciones es un hecho. Pero no un hecho concreto.

Desde que el Presidente Mauricio Macri anunció los ejes principales de los proyectos que llevarían al Congreso, gobernadores, sindicalistas y legisladores analizan la propuesta oficial.

La estrategia de Cambiemos es lograr su aprobación en tiempo récord, antes que termine el año y, más que nada, antes que asuman las bancadas renovadas recientemente, entre las cuales se encuentra Cristina Kirchner en el Senado de la Nación.

Miguel Ángel Pichetto, senador peronista allegado al macrismo, frenó el avance del proyecto de ley hasta tanto los jerarcas de la CGT manifiesten su aval ante la Comisión de Asuntos Laborales, presidida por el pampeano Daniel Lovera, quien también es referente gremial de los trabajadores del comercio.

El espíritu del proyecto de ley de Reforma Laboral que propuso el Ministerio de Trabajo a cargo de Jorge Triaca (h) promueve, a grandes rasgos, recortar derechos alcanzados en lo que respecta a las indemnizaciones; reducir progresivamente los aportes patronales, cambiar las horas extras por un “banco de horas” e igualar la relación empleador/empleado.

Así, tal como está, el proyecto no será aprobado. Al menos eso han expresado las bases del movimiento obrero, en muchos casos disidentes con los arreglos previos de la cúpula gremial.

Los triunviros Héctor Daer y Juan Carlos Schmid visitan el Vaticano hoy y mañana, en medio de un encuentro mundial de sindicalistas, donde el Papa Francisco será el encargado del cierre. También estarán presentes representantes de las dos CTA, quienes ya marcaron diferencias con el proyecto. Se espera que a la vuelta afinen posturas con el resto del movimiento obrero.

El “acuerdo” de la Casa Rosada y la cúpula sindical se agudizó cuando Pablo Moyano, Secretario Gremial de la CGT, anunció el agite de las bases. La maniobra del líder camionero nubló, por el momento, las aspiraciones del Gobierno. La invitación de Pichetto a la CGT para manifestar su postura ante los legisladores fue un movimiento de fichas para desligar responsabilidades.

Aparejada a la reforma laboral se encuentran la reforma del sistema previsional y la reforma impositiva. Un paquete de medidas relacionadas entre sí.