Una disputa interna en Cambiemos que jamás existió

La política económica de Cambiemos y los intereses privados de altos funcionarios públicos.

por Néstor Galeano

Hacia los finales de los años 50 en la argentina ya se había derrocado al general Perón. En el país la oligarquía estaba luchando por imponer un “cambio de época” y para ello era necesario proscribir al populismo; perdón, quise decir al peronismo primigenio. Para ello, se logró un acuerdo tácito entre la oligarquía, las fuerzas armadas apátridas, algunos dirigentes sindicales y el gorilismo radical, además del apoyo del progresismo socialista de izquierda. Pero se debe hacer notar que el socialismo argentino y la izquierda en todas sus versiones, existieron mucho más antes que el peronismo. A pesar de la larga existencia política de estos partidos, nunca pudieron plasmar beneficios para la clase trabajadora y me refiero aquellos que marcaron un quiebre en la historia política de un país.

En 1957 la revolución libertadora estaba por llamar a elecciones y el partido radical necesitaba hacer “volver al país a la normalidad democrática”. Me refiero a aquella situación en donde “el patrón de ascendencia europea gobierna haciendo negocios con el estado e impone su forma de distribución de la torta, mientras que el peón, sea criollo, mestizo o aborigen sólo le queda por aceptar el orden social establecido y recibir con resignación las migajas de la misma“. Pues claro, acaso estos cabecitas negras pensaban que la fiesta de la jornada laboral de 8 horas, aportes jubilatorios, vacaciones pagas y el principio distributivo de la torta 50/50 (capital vs trabajo) iba durar toda la vida. Está claro que no duraron para siempre , solo fueron 10 años de felicidad del pueblo argentino. Pero aun así , sentaron las bases de muchos derechos sociales que existen hasta hoy.

La razón de la existencia de la revolución libertadora fue para la ejecución del trabajo sucio que la élite oligárquica argentina no quería hacer. Este trabajo consistía en imponer un disciplinamiento social a través del uso de la fuerza, con lo cual se disolvieron sindicatos, y con el apoyo de los medios de la época que demonizaron opositores, luego los encarcelaron, y si lo consideraban necesario, se los fusilaba.

Una vez que se terminó con esta tarea se debía llamar a elecciones.

Los radicales necesitaban ganar esas elecciones, para ello enviaron a Rogelio Frigerio a Venezuela a entrevistarse con John William Cooke, un delegado del general en el exilio. De esta reunión y de otras siguientes se logró un acuerdo, por el cual el peronismo proscripto apoyaría a Frondizi, con la condición de que éste restauraría los sindicatos, las conquistas de los trabajadores y pondría fin a la proscripción del peronismo.

La historia es conocida: Frondizi llegó a ser presidente, incumplió lo pactado e implementó un plan económico denominado desarrollismo. El mismo consistía en promover la industria pesada en el país, para ello propusieron bajar el costo salarial a través del congelamiento de salarios y de la modificación del tipo de cambio. Con esto se trataba que las empresas multinacionales pudieran comprar con una bajísima inversión las principales industrias del país (livianas). Lo que sucedió es que se compraron la mayoría de las empresas locales, no pusieron ninguna industria pesada, a un grupo de empresas las cerraron y a otras las absorbieron y generaron nuevos monopolios con casas centrales fuera del país.

La consecuencia de esto fue el establecimiento de las bases para la extranjerización de la economía argentina. Para que se entienda, un monopolio extranjero al cerrar su balance económico debe girar sus utilidades. Pero no puede girar sus ganancias en moneda local, con lo cual deberá adquirir divisas en moneda extranjera para hacerlo. Este fenómeno atenta contra el control de una variable importante en la macroeconomia de un país, es decir el tipo de cambio, y, por ende, afecta a las reservas del BCRA, produciéndose una periódica fuga de divisas.

Por otro lado no se transfirió conocimiento vía capacitación o formación de personal local para la producción de bienes de alta tecnología. Es decir que no se modificó la relación negativa de la balanza comercial de nuestro país, pues no comenzó la etapa de sustitución de las importaciones.

En la actualidad los medios dominantes impusieron en la opinión publica argentina que Cambiemos está formado por dos sectores, con diferentes visiones sobre la política económica a aplicar en nuestro país. Uno encabezado por el “descendiente de Rogelio Frigerio”, defensor del desarrollismo, en contraposición del representante de la Sociedad Rural “ El patrón de Estancia Buryaile”. Pero en realidad esta supuesta dicótoma económica no existe, la fundamentación de esta afirmación se basa en el uso de la memoria y del sano juicio crítico de las decisiones económicas tomadas por el gobierno en estos últimos 2 años:

1- Derogación de la ley de regulación de estadía de los capitales financieros por el ex-ministro Prat -Gray (CEO del banco JPMorgan).

2-Liberación del cepo cambiario y El Manifiesto económico de Cambiemos: “el precio del dólar lo va regular la mano invisible del mercado”.

3-Devaluación del dólar y previa adquisición por parte de Caputo, Macri, Quintana del otrora dólar a futuro.

4- Ley de Blanqueo hecha a medida para Macri, familiares y funcionarios de Cambiemos.

5- Enfriamiento de la economía vía incremento de la tasa de ganancia de las Lebacs, junto al natural incremento de las tasas de interés de los plazos fijos.

6- La impresión descontrolada de nuevos billetes sin próceres argentinos, en los cuales se escondió una manipulación electoralista , junto a la adjudicación de créditos a la tasa nominal del mercado y no a la tasa mas baja, como la que se proponía en el desaparecido Plan Argenta, instrumentado por el Anses y el Banco Nación.

7- La re-negociación de deuda hipotecaria del ministro Buryaile con el Banco Nación.

8- La aparición de los créditos uvaque tienen por finalidad “la supuesta resolución del problema habitacional del país”. Para ello retiraron fondos aportados por el estado nacional a los planes provinciales de vivienda (IPV) con lo cual se construirán menos casas. Los economistas mas reconocidos del país advierten que en un contexto de una inflación anual de mas del 22%, el crédito uva es inviable y recuerdan un hecho de la historia económica del país que parece repetirse. Para ejemplificarlo ellos citan la antigua ley 1050.

9-La intención de Federico Megacanje Sturzenegger de dolarizar la economía argentina. Para ello se va habilitar a las grandes cadenas la comercialización de dólares. Un ejemplo con nombres propios puede aclarar lo que estoy diciendo: podemos pensar que se autoriza al Señor Ministro Mario Quintana (dueño de Farmacity) a vender sus productos en dólares, dado que los medicamentos se importan en su totalidad o se traen insumos del exterior para la fabricación local de los mismos. Pero al ser los medicamentos “bienes útiles” para prolongar la existencia humana y si consideramos la reciente revalorizacion de la divisa extranjera, es normal pensar en una refacturación en alza de los precios de los medicamentos debido “a la depreciación de nuestra moneda”.

Como se observa todas las medidas de política económica dictadas por el mejor equipo de los últimos 50 años están dirigidas a favorecer a la especulación financiera. Pero se debe hacer notar que existe intercambio interno de opiniones, las cuales están referidas al valor del tipo de cambio. Entonces la discusión interna girara en torno a dos situaciones:

1) Dólar Alto: esta situación favorece al representante de la Sociedad Rural (el Ministro de Agroindustra, Ricardo Buryaile) ya que sin el pago de retenciones a la exportación de materias primas y en un contexto de salarios en pesos a la baja, la ganancia de los agrogarcas tiende a ser infinita; y

2) Dólar bajo: la situación de un dólar barato es mirada con agrado por los representantes de la patria financiera, los ministros Nicolás Dujovne y Luis Caputo, ya que pueden traer sus dólares del exterior para cambiarlos por pesos y apostar a los títulos Lebacs. Una vez que ha pasado un tiempo razonable retiran su capital e interés, para reconvertirlos a dólares.

Como Cambiemos en su primera medida de gobierno derogó la ley que impedía la fuga de capitales golondrinas, los mismos se fugarán de nuevo hacia el exterior vaciando las arcas del BCRA. Este procedimiento en la economía moderna neoliberal se llama Carry Trade. Por el mismo se obtienen una tasa de rentabilidad en dólares mayor a las ofrecidas en los países desarrollados.

En todo procedimiento económico hay ganadores y perdedores, el ganador es fácil de identificar y el perdedor no es mas que el pueblo, el verdadero dueño del Banco Central. Como consecuencia de esta metodología perversa se genera un arca semivacía y se destruye empleo, dado que los industriales bajo estas condiciones prefieren el carry trade a apostar al mercado interno. Pero no es la única consecuencia, también colocan al país en una pronta devaluación de su moneda debido a la mayor cantidad de pesos circulantes con respecto al numero de dólares físicos en el BCRA. Para evitar esto ultimo que es una de las causas de inflación de la canasta básica, se decide por lo general seguir tomando deuda externa.

En síntesis estos buenos muchachos son fieles representantes de la ceocracia, sólo pueden llegar a discutir si sus planes de negocios se interfieren. Pero no se puede minimizar la divergencia interna de Cambiemos con respecto al valor del tipo de cambio; es más, éste puede ser su talón de Aquiles, dado que la decisión de poner techo a la paritarias junto a los tarifazos y al continuo endeudamiento externo, puede hacer colapsar la economía nacional a mediano plazo. Las decisiones de política económica interna le da constantes impulsos a la inflación y a ello se suma la lucha que encaró el gobierno para reducir el déficit fiscal, basada íntegramente en la expulsión de empleados públicos.

Todo el combo de medidas está generando un clima de alta conflictividad social. Por ahora, Cambiemos se sostiene con el apoyo de la poderosa maquinaria mediática, que se alimenta de un gran combustible compuesto por: Individualismo, Exaltación de la meritocracia como único medio de superación personal, Odio a minorías, racismo, generación de nuevos enemigos y Libritos de autoayuda de Alejandro Rozitchner, Ari Paluch o de Ravi Schankar. Pero la producción de este combustible se limita paradójicamente a la situación individual del componente básico de la sociedad, que al parecer es el único antídoto al veneno inoculado por la corporación mediática.

La gran pregunta a develar es ¿cuanto combustible le queda disponible a la corporación mediática para seguir sosteniendo a este modelo?