Cuatro represores de la Dictadura fueron condenados a perpetua

Se trata de militares, gendarmes, policías y civiles que participaron del secuestro, tortura y desaparición de al menos 19 personas. Un testimonio de una familiar de víctimas del terrorismo de Estado. El 26 de junio será la lectura de los fundamentos.

por Luciana Pereyra

El Tribunal Oral de Salta dictó sentencia a los genocidas de la última dictadura cívico-militar en el norte provincial: Gentil, Ereñú, Mendíaz y Guil. La causa Orán- UNSa II conforma un expediente con al menos 32 víctimas, de las cuales 19 terminaron en asesinatos. Entre los acusados se encuentran militares, gendarmes, policías y civiles.

Héctor Luis Ríos Ereñú, ex jefe del Ejército durante el Gobierno de Alfonsín y quien formó parte del Regimiento de Infantería de Monte 28 en Tartagal durante los años del terrorismo de Estado, fue condenado a perpetua por “homicidio agravado por alevosía” y secuestro de dos o más personas, en tres oportunidades. Las víctimas: Silvia Ruth Sáez de Vuistaz, Nicolasa Del Valle Montilla y Juan de Dios Ortiz; Rodolfo Alfredo Zelarayán y Ángel Antonio Juárez.

Además, fueron juzgados los ex jefes policiales Miguel Gentil y Virtom Modesto Mendíaz, y el ex jefe de Seguridad de la Policía de Salta, Joaquín Guil. Todos ellos condenados a cadena perpetua por homicidio agravado por alevosía, secuestros prolongados, amenazas y torturas. Por otro lado también fueron castigados a 5 y 4 años de prisión el comandante principal retirado de Gendarmería, Diego Varas– que era jefe del Escuadrón 20 de Orán- y el inspector mayor retirado de la policía, Arturo Madrigal, respectivamente.

La lucha continúa

Nosotros estamos demostrando que no va a haber impunidad para todos estos asesinos y vamos a continuar en la lucha, vamos a continuar haciendo los juicios, denunciando a los genocidas y condenándolos. No vamos a bajar los brazos” manifestó Cristina Cobos, hermana de Martín Cobos, aquél sindicalista que por pelear por los derechos de los trabajadores fue desaparecido en manos del empresario Marcos Levin, dueño de La Veloz del Norte. Sobre las condenas a cadena perpetua a Erañú, Gentil, Mendía y Guil, Cobos comentó que eran “previstas”- ya que en 2013 formaron parte de la Megacausa UNSa-, al igual que la cantidad de años a Varas y Madrigal.

Juicio a militares, policías y gendarmes de la dictadura cívico-militar en Salta- Foto: María Quiroga

El fallo “no tiene sentencia firme” aún, ya que será apelada por la Defensa y dirigida a la Cámara de Casación de la Nación, tal como puntualizó a este medio una familiar de víctimas del terrorismo de Estado. Allí confirmarán o modificarán la condena. Sobre los tiempos de la Justicia, Cobos lamenta que los magistrados “se toman todo el tiempo del mundo”. Y recuerda: “hay casos acá que del 2012 no fueron confirmadas las condenas, así que la justicia realmente es muy lenta”. Con entereza, agregó: “Seguimos firmes, haciendo los juicios que quedan, que se van produciendo nuevas denuncias, nuevos procesos. Así que vamos a continuar apoyando a los familiares que están denunciando, vamos a seguir la lucha por los juicios orales y públicos”.

2×1 de la Justicia, rechazo del pueblo

En los últimos días se dio a conocer un polémico fallo de la Corte Suprema de Justicia que otorga el beneficio del doble cómputo por día en prisión a Luis Muiña, quien fue parte del secuestro de al menos 22 personas, de las cuales 6 permanecen desaparecidas. Fue por mayoría, con la firma de los jueces supremos Elena Higton de Nolasco, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

Cristina Cobos, familiar de un detenido-desaparecido por civiles de la dictadura militar, expresó un “rechazo absoluto” a la decisión de la Corte Suprema de Justicia por el beneficio del 2×1 a Muiña. Asimismo, alertó que ese fallo “sienta jurisprudencia”, lo cual llevaría a que otros represores sigan apelando a los recursos que los favorezcan, como lo han hecho a lo largo de sus condenas. “Ellos no perdieron ningún derecho”, cerró Cobos, tajante.

Y es que existen, pues, algunos desfasajes en el fallo: Muiña fue condenado a prisión en 2011, cuando la ley ya no regía, y sus crímenes fueron cometidos en la década del 70, cuando no existía la normativa. Además, el máximo tribunal de Justicia del país desoye los tratados de mayor jerarquía expuestos en la Comisión Internacional por los Derechos Humanos.

El miércoles se realizará una marcha en repudio al 2×1 en todo el país.

Las víctimas del Terrorismo de Estado en la causa Orán-UNSa II en el último juicio: Carlos Humberto García, Nora Ester Saravia, Carlos Alberto Rivero, Pedro José Tufiño, Mario Bernardino Luna Orellana, Sergio Wenseslao Copa, Santos Abraham Garnica, David Reyna León Paz, Silvia Ruth Sáez de Vuistaz, Reynaldo Isola, Luis Eduardo Rizo Patrón, Felipe Burgos, Carlos Enrique Mosca Alsina, Oscar Alberto Bianchini, Néstor Miguel Díaz, Carmen Berta Torres, Francisca Delicia Torres, Raúl Benjamín Osores, Miguel Ángel Arra, Luis Ernesto Mamaní , Juana Isabel López, Daniel Roberto Loto Zurita, Raúl Humberto Machaca, Nicolasa Del Valle Montilla, Juan de Dios Ortiz, Rodolfo Alfredo Zelarayán y Ángel Antonio Juárez.

Desde bebé luchando por los Derechos Humanos- Foto: Maira López
Declaraciones de los genocidas a través de teleconferencia- Foto: María Quiroga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *