De cara a la licitación del martes

El dólar inicia la semana estable a $ 17,15 en agencias y bancos de la city porteña, en medio de la expectativa por la megalicitación de Lebac del martes, donde operadores esperan que el Banco Central incremente la tasa.

El viernes, la plaza cambiaria vivió una jornada de mayores ingresos y desarme de posiciones en moneda extranjera como respuesta a una nueva intervención del Banco Central en el mercado secundario de Lebac, donde la supertasa llegó a superar el 28%, para la letra más corta (finalmente cerró en 27,75%). Así las cosas, el billete cedió once centavos y anotó su tercera caída consecutiva.

La duda es si el Banco Central podrá seguir sosteniendo las tasas en pesos tan altas porque es de suponer que para el próximo período deberá bajarlas buscando reactivar la producción y la comercialización. De ser así, si ajustamos el tipo de cambio por inflación, los inversores y empresarios ya deben estar calculando la cotización del dólar post elecciones, es decir, diciembre 2017/enero 2018, en torno a los $ 23, sólo por el efecto de equiparar la cotización con el índice inflacionario punta a punta de este período de gobierno

el blue subió 37 centavos (+2,1%) en la semana, pese a haber caído tres centavos a $ 17,57 tras tocar en la víspera su récord histórico. En tanto, el “contado con liqui” bajó 13 centavos a $ 16,96 y el Bolsa descendió seis centavos a $ 16,92.

En el mercado de futuros del dólar Rofex, donde se operaron u$s 387 millones, casi el 45% fue en pactos para julio a $ 17,067 con una tasa del 27,65%TNA. El plazo más largo negociado fue noviembre, que cerró a $ 18,30 con una tasa del 22,6%TNA.

las reservas del Banco Central finalizaron en u$s 48.268 millones, disminuyendo u$s 58 millones respecto al día hábil anterior.

Clave: qué recomienda el mercado en la puja Lebac-dólar

Una lista creciente de aumentos de precios tanto en servicios, como en distintos productos (combustibles, expensas, prepagas, cigarrillos, turismo, alimentos), fogoneada por la suba del dólar en las últimas semanas, presagia que la inflación de julio se ubicará más cerca del 2% que del 1,5%.

Este muy probable repunte obligó al Banco Central a entrar en acción y elevar las tasas de las Lebac en el mercado secundario hasta el 28% anual inclusive -más de dos puntos porcentuales respecto a principios de mes-, en busca de encarrilar el proceso de desinflación por el que tanto pregona. Fue producto de una demanda recalentada principalmente por la -lógica- incertidumbre que generan las elecciones, retroalimentada por el factor estacional de los pagos de aguinaldos y las vacaciones de invierno. Pero aquel día y hasta el viernes pasado inclusive, reapareció la oferta de bancos privados y sobre todo del agro, estimulado además por el repunte de los precios de la soja y un dólar “más alto”.

Luego de dos meses en los que los activos dolarizados tuvieron mejores retornos que los instrumentos en pesos (en lenguaje directo y llano, “se le pinchó una goma a la bicicleta financiera”) se abren varios interrogantes en términos de inversores, sobre todo en la dicotomía “tasa versus dólar”, con lo cual cobra un inusitado interés en el mercado la licitación mensual de Lebac, tendrá lugar este martes.Será clave por varios motivos: la decisión sobre tasas que tome el BCRA; es la última licitación antes de las PASO; y cuenta con un mega vencimiento, superior a los $ 530.000 millones, que equivalen al 62% de la base monetaria (o a unos u$s 31.000 millones).

“Las monedas además de tener un rol macroeconómico son activos financieros. Entonces, cuando el mercado elige a una moneda como instrumento de ‘carry trade’, su dinámica queda muy afectada por el armado o desarme de dichas posiciones. En este contexto, me imagino a un mercado rearmando posiciones de carry y con ello, alimentando la demanda de pesos frente al dólar, poniendo techo de corto plazo en $ 17”, analiza Germán Fermo, jefe de Estrategia de Argenfunds.

“no se renovará el 100% de los vencimientos y nuevamente quedarán pesos en la calle que luego irán a buscar dólares o serán reabsorbidos por el secundario”. “Será clave saber cuánto queda sin renovar, y ese monto será lo que ponga nervioso al mercado o no. El mes pasado teníamos motivos como aguinaldos para justificar porque no se renovaba, igualmente vimos un salto de $1 en la cotización del dólar. Está vez ese motivo no está”, advierte Christian Buteler.

La fecha clave de estas elecciones es agosto y no octubre. Las PASO serán importantes para el mercado y su resultado puede afectar tanto acciones, bonos y el tipo de cambio. Las encuestas que se conocen en Buenos Aires no son muy alentadoras para el mundo de las inversiones.

 

Fuente: Ambito.com